Volver

Nuestro compromiso con el medio ambiente: la Agricultura Biológica.

2015-07-12

¿Qué estamos haciendo en..?

Según la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) la agricultura orgánica es un sistema de producción que trata de utilizar al máximo los recursos de la tierra, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y la actividad biológica, para al mismo tiempo, minimizar el uso de los recursos no renovables evitando utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos, para así, fomentar la protección al medio ambiente y la salud humana.

En la producción de nuestros productos, De Prado tiene tres claros objetivos en lo que respecta a la agricultura biológica:

  • Obtener alimentos saludables, de gran calidad nutritiva y sin la presencia de sustancias de síntesis química.
  • La protección del medio ambiente (la diversidad biológica, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo).
  • El fomento del desarrollo rural y para constituir un agrosistema social, ecológica y económicamente sostenible.

La Federación Internacional que protege el fomento de la agricultura orgánica (IFOAM International Federation of Organic Agriculture Movements, ha establecido cuatro principios para la agricultura ecológica u orgánica con los que De Prado mantiene un firme compromiso:

  • Principio de salud: la agricultura biológica favorece la salud del suelo, de las plantas, de los animales, de las personas y del planeta; la tierra sana produce alimentos sanos que fomentan la salud de personas y animales. Por eso en De Prado cuidamos tanto de nuestra tierra y de nuestros olivos.
  • Principio de ecología: la agricultura orgánica se basa en sistemas ecológicos vivos, y debe emularlos, trabajar con ellos y sostenerlos. Quienes producen, procesan, comercian o consumen productos orgánicos deberían proteger y beneficiar al entorno, y eso es precisamente lo que hacemos en De Prado.
  • Principio de justicia: los recursos  naturales y medioambientales que se utilizan para la producción y consumo se manejan de forma social y ecológicamente justa, y teniendo en cuenta a las generaciones futuras. Esta justicia requiere sistemas de producción, distribución y comercio que sean abiertas y equitativas, y tengan en cuenta los costes medioambientales y sociales reales.
  • Principio de cuidado: la agricultura orgánica se maneja de forma cauta y responsable, para proteger la salud y el bienestar de las generaciones presentes y futuras y del medio ambiente. 

Trends : Agricultura biológica, calidad, respeto

Autor : Carmen De Prado