Volver

Regando nuestros sedientos olivos...

2015-07-12

El Campo

El olivo es un árbol típico mediterráneo, es tolerante con la sequía y tradicionalmente se ha cultivado en condiciones de secano. 

El momento crítico en el olivo para las necesidades de agua ocurre entre la prefloración y la maduración del fruto, que coincide prácticamente con el periodo de mayor escasez de lluvias. 

Para obtener aceitunas sanas y con las cualidades organolépticas en su máximo esplendor, consideramos que es muy importante que el árbol tenga siempre disponible el agua que necesita. Esta cantidad de agua está determinada por muchísimos factores, como el tipo de la tierra, la variedad de la aceituna, el tamaño del árbol, su marco de plantación, la climatología, la labor agrícola que se está realizando en ese momento, si la aceituna es para comer o para aceite, etc. 

Utilizamos técnicas de programación de riegos que nos permiten calcular cuándo regar y qué dosis concreta aportar a cada páramo. 

Contamos con pantanos propios y en el caso de las fincas del Alentejo portugués, con el agua del embalse de Alqueva, es el más grande de Europa Occidental. 

Trends : Olivos, riego, embalse de Alqueva

Autor : Carmen De Prado