De Prado

DE PRADO / DE PRADO
Volver

De Prado es una empresa familiar que hunde sus raíces en nuestra propia cosecha,

en el saber hacer de nuestro equipo, en nuestros compromisos con el medioambiente y el progreso social, y en un sano equilibrio entre los valores tradicionales que hemos heredado y la innovación tecnológica.

Ya en el año 1831 nuestra familia cultivaba olivos en Baena, en el corazón de Andalucía, una de las grandes y nobles cunas del aceite de oliva de exquisita calidad.

En el año 2000 volvimos a Portugal -

Lugar donde siempre nos han contado teníamos nuestro verdadero origen - con esa magnífica tierra del Alentejo: un entorno idóneo para cultivar también nuestros olivos, símbolos de la rica cultura mediterránea.

Y en 2013 ampliamos nuestro negocio a la comercialización de aceitunas de mesa y encurtidos -

con la integración de la compañía Tepesa, en Sevilla, centro mundial de la aceituna fina de mesa.

En 2015 abrimos una oficina comercial y configuramos un almacén logístico en EEUU -

un mercado estratégico para el grupo de empresas De Prado

Y en ese mismo año adquirimos un olivar y una almazara en Chile

para ofrecer "aceite fresco" durante todo el año a nuestros clientes de granel y envasado de marca propia.

Hoy cultivamos un auténtico mar de olivos con muchísimo mimo, son 5.000 hectáreas en España, Portugal y Chile.

Amamos la naturaleza y todas nuestras labores agrícolas respetan el entorno natural. Tenemos olivar ecológico y olivar en “producción integrada”.

70
Millones

Molemos anualmente más de 70 millones de kilos de aceitunas, utilizando las tecnologías más avanzadas y siempre bajo la mirada experta del maestro de almazara.

15
Millones

Nuestro maestro cocedor cuece y hace la salmuera para más de 15 millones de kilos de aceituna con un saber hacer impecable.

1
Millón

Las líneas de envasado están automatizadas y cuentan con los sistemas térmicos más modernos. Envasamos más de 1 millón de envases de aceitunas de mesa y encurtidos al día.

+25
Países

Para el canal gran consumo y de restauración de más de 25 países en los 5 continentes.

La fábrica de aceitunas de mesa está también en el campo.

En todos nuestros procesos seguimos una trazabilidad absoluta y un modelo exhaustivo para la seguridad alimentaria.

Y en nuestro compromiso con el equilibrio del medioambiente, gestionamos los residuos procedentes del olivar y de la aceituna, producimos biomasa y cogeneración, y trabajamos por el ahorro energético.

Somos un equipo muy cualificado, especializado, muy motivado. Y la realidad es, que somos una gran familia.

José Luis de Prado

Presidente